A quemarropa

pelicula a quemarropa
Son tiempos de crisis de los grandes estudios, la televisión se ha asentado en los hogares americanos, los creadores tiene mayor libertad creativa –se buscan nuevos modos de narrar, es clara la influencia europea de la nueva ola francesa-. Son también los tiempos de la guerra fría, Vietnam, la violencia toma peso específico en los argumentos –los preceptos acerca de la censura desaparecen-. Un nuevo tipo de personajes criminales se abre paso, unos personajes que velan por los intereses del capital, parecen ejecutivos de grandes empresas, siempre al servicio de las mismas. El nuevo cine noir cada vez es más estilizado, se entronca definitivamente con el thriller –la historia viene a ser un vehículo, no una finalidad-

Este trabajo parte de un texto literario, The Hunter de Donald E Westlake. El protagonista de A quemarropa solo busca venganza, ha sido traicionado por su mujer, y su mejor amigo. Walker es un ser deshumanizado, un autómata –estupenda interpretación de Lee Marvin-, ejecuta su venganza con su propia ley

Diversos flashbacks, todos ellos oníricos, siempre delirantes marcan el desarrollo circular de la trama –todo empieza y termina en Alcatraz-. Si en los primeros compases el ritmo resulta frenético –buen montaje de Henry Verman- va pausándose a medida que va transcurriendo el argumento, justo cuando el personaje, sus intenciones y motivaciones van siendo cada vez más fútiles –lleva a la muerte a sus contrincantes, pero en ningún caso es el quien la consuma-

El erotismo está representado siempre con un tono de brusquedad. Al existir un triángulo de relaciones, tienen más de un sentido –en esas escenas el ritmo sin embargo resulta entrecortado, interrumpido, siempre frustrado, la pistola viene ser un símbolo, una expresión más que acompaña toda violencia-

l color, también el sonido persiguen un efectismo rompedor. El color siempre está presente en la escena, marca la iluminación, el vestuario también corresponde a ese sentido cromático adaptándose a la escena, su valor sensorial aporta mucho más a la tramas, casi más que los propios diálogos, interviene en el devenir de los personajes

El sonido también es un elemento de ruptura, supone una alteración del ritmo del film de manera constante. El sonido ambiente es repetitivo, estridente, siempre en estado de crispación –la cinta adquiere un tono convulso, tenso gracias a la utilización de la banda sonora-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>